Una sonrisa


Eso es lo que necesito. Ni más ni menos. Sólo una sonrisa. Una que te llegue a los ojos, de las que inundan el corazón y tocan el alma… una sonrisa con la inocencia de un niño, de esas que te dejan sin respiración y se te contagian.

Es poco, y lo es todo. Nadie dijo que fuera fácil. La vida, desde luego no lo es. Cada año que pasa es más y más complicado. La madurez duele. Las decisiones que tomas hacen daño, lo bueno, lo puro se pierde. Y el cerebro le gana al corazón.

Así que si… lo único que necesito es una sonrisa. Y si no puedes dármela, entonces, al menos, dame un abrazo para que no sufra por la pérdida de esa sonrisa que no llegué a tocar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s