Tenerte y no tenerte


La distancia no son solo los kilómetros que nos separan. Lo es también los silencios, los momentos que no son, las miradas que no llegan, las palabras que no aman…

Esto es tenerte y a la vez no hacerlo. Serlo todo y no ser nada, el vacío, la nada, lo lleno y el todo. Al fin y al cabo, eso es el amor. Los momentos buenos y los no tanto, los instantes de subida y los de bajada.

Los días en los que lo eres todo y los que parece que ya no hay nada… y es que, el amor, no deja de ser más que un montón de locuras sin sentido que te llevan a la más absoluta de las felicidades o al más terrible olvido.

Y piensas, ¿qué hacer? ¿Me la juego a sabiendas que me va a hacer sufrir? y entonces te das cuenta de que ya no hay marcha atrás… has caído, sin querer, o queriendo quizás. La distancia, pequeño, no significa nada cuando el otro lo significa todo.

Así que lancémonos y dejemos que el amor nos cosa a leches!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s