Enamorarse


Vivir duele. Es una realidad. Nadie vino al mundo con manual de instrucciones. Y si alguno lo tiene, por favor, que me lo pase.
Todos hemos pasado por un momento complicado. El mío vino marcado por enamorarme de quién no debía, y todo porque llegué a pensar que nadie más me iba a querer. Y por eso permití que jugaran conmigo.
Si, soy tonta (o lo fui) y permití que me hicieran creer que no valía nada. Dejé que el “amor” me cegase y dejase que jugasen con mis sentimientos, con mi futuro y con mi vida.
Si, soy consciente, la mayoría de las relaciones acaban mal, y las mujeres despechadas decimos lo mismo en la mayorIa de las ocasiones.
En mi caso… Permití que durante 10 años de relación yo acabase siendo más “la otra” que la novia, dejé que me llevasen a la bulimia porque sino no me podrían querer, a dejar que gastasen mi dinero como si fuera propio…
Muy tonta, si, lo se. Pero es el resultado de una absoluta carencia de amor propio.
Y ahora, tiempo después, aún sigo planteandome porqué dejé que llegase al punto de auto-destrozarme la vida, porque, seamos sinceros, la culpa fue enteramente mía.
Yo sola me metí en aquel embrollo, no lo quise ver aunque lo viese… Y todo por el pánico a quedarme sola.
Y ahora… a lo que tengo miedo es a volver a querer y a hacerlo mal. Y nadie puede asegurarme que esta vez sea diferente, que no acabe sufriendo, que no vuelva a doler…
Pero…. Nadie ha dicho que la vida fuera fácil. Y amar menos aún.
Hay que ser valiente y tomar una decisión… No se si estoy preparada o si, una vez más, acabaré huyendo a toda velocidad.
Enamorarse…
image

Anuncios

2 comments

  1. isabelgazquez · marzo 3, 2014

    He tenido hace no mucho algo no exactamente igual pero que me lo recuerda. Y bien lo dices, es falta de amor propio. Debemos empezar a querernos más a nosotras mismas, sólo así nadie podrá faltarnos al respeto. Desgraciadamente es tan común que las mujeres nos sintamos tan poca cosa… Pero, ah, primero hay que resolver ese amor, el propio. Creo que el otro amor luego nace natural, sin reservas y de verdad. Me ha gustado la sinceridad de tu texto y es muy valiente. Un abrazo y la cabeza bien alta, estoy segura que vales más que mil tesoros. No entregues nunca más toda esa valía a quién no lo vale (y de paso me aplico yo tb el cuento).

    • patrynando · marzo 3, 2014

      Muchas gracias por tu comentario Isabel. Efectivamente o nos queremos más a nosotras mismas o dificilmente nos vamos a respetar lo suficiente.
      Un beso enorme!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s